visitas guiadas y excursiones, vuelo, hoteles, traslados al aeropuerto 

BLOG EL CALLEJON DEL ORO

A ritmo de polka

Publicada el 17 Ee febrero Ee 2015 a las 17:30 Comments comentarios (0)


 

 

Cuentan que un día de 1830, en un festival de verano que se realizó en la pequeña ciudad de Labska Týnice, a unos cien kilómetros al sur de Praga, una joven llamada Anna Slezáková salió a bailar una canción local, entonces de moda. Pero ocurrió que en vez de los movimientos del típico minué, la joven comenzó a danzar a un ritmo diferente, con pasos laterales y evoluciones rápidas, que en los primeros minutos causó un gran asombro y después terminó contagiando a todos los bailadores.


 

Los buenos bailes se propagan más rápido que el fuego, y este lo era. Ágil, alegre, ofrecía mayores posibilidades de compartir en pareja y permitía más variaciones. Eso lo comprendió el profesor de música Josef Neruda cuando llevó las primeras melodías al pentagrama, enseñó a bailarlo y contribuyó a su difusión. También lo comprendieron Smetana, Dvořák y el resto de los clásicos de la época.


 

Había nacido la polka. Dicen que en 1835 ya estaba en los salones más elegantes de Praga, en 1839 en los de Viena y unos años después en los de París. A mediados de siglo las diferentes oleadas migratorias la llevaron a Estados Unidos y a América Latina. Llegó también a Irlanda y se extendió por Centroeuropa y los países nórdicos.


 

En cada uno de los lugares donde llegó se hizo de un estilo propio y comenzó a formar parte de las tradiciones culturales de esos pueblos, lo que dice mucho acerca de su originalidad y fortaleza.


 

La polka es un ritmo checo de casi 200 años, que en muchos lugares todavía se baila con la frescura del primer día.