visitas guiadas y excursiones, vuelo, hoteles, traslados al aeropuerto 

QUÉ COMER

Delicias de la cocina checa

Si quieres saborear los platos más típicos de la cocina checa te recomendamos cuatro que no te puedes perder:


El gulas: es un tipo de estofado de ternera, con cebolla, pimiento y pimentón. En algunos restaurantes se sirve dentro de un pan redondo, a modo de recipiente.

El codillo de cerdo: normalmente en porciones abundantes. Ideal para compartir entre dos.

Gulas servido dentro de un bollo de pan.

Pato asado: se suele servir con knedliky. Un plato típicamente checo.

Queso empanado y frito: cremoso y muy sabroso. Para los que prefieran no comer carne.
Algunos platos van acompañados de patatas. Otros, como el pato, llevan knedliky, la guarnición típica checa que consiste en una especie de rebanada que puede ser de harina o de patata.

Detalles a tener en cuenta

  • En los restaurantes checos se puede comer en cualquier momento del día, desde las 11h hasta las 22h en que cierran la cocina, aunque algunos restaurantes del centro cierran un poco más tarde.
  • No se acostumbra a poner agua ni pan en la mesa. Cuando el cliente los pide, se cobran.
  • El servicio suele ser lento.
  • Los camareros tienen tendencia a intentar engañar al turista con los precios.
  •  En algunos casos se incluye la propina en la cuenta, pero no siempre ocurre así. Si tienes que dejarla te recomendamos entre un 5 y un 10% del precio total de la comida, según te parezca que haya sido el servicio.

Repostería

Para los más golosos la pastelería checa tiene también algunas sorpresas.


Aunque la recetas reposteras tradicionales se preparan sobre todo en Navidad, hay un par de dulces sencillos y sabrosos que podrás encontrar todo el año en las cukrarnas (pastelerías) y quioscos callejeros:

Tortitas con semilla de amapola,crema y mermelada.

Las tortitas aderezadas con semilla de amapola, que les dan un sabor muy particular.


Los trdelník: unos rollos de harina asados en brasas y aromatizados con canela.

En el país de la cerveza

Si te gusta la cerveza te aseguramos que en la República Checa lo pasarás muy bien. De las múltiples marcas de cerveza locales que podrás degustar algunas de las más conocidas son: Pilsen, Gambrinus, Staropramen, Kozel, Krusovice y Budvar.

Hay además muchos restaurantes que producen su propia cerveza y bares especializados en producciones locales que ofrecen verdaderas sorpresas.

La cerveza negra checa es suave y dulce, a diferencia de otras cervezas extranjeras de su tipo. En los bares te pueden servir una cerveza mitad clara mitad negra, llamada rezané. Exquisita.