visitas guiadas y excursiones, vuelo, hoteles, traslados al aeropuerto 

Guia de viajes -- Qué ver en Praga -- El Puente de Carlos 

EL PUENTE DE CARLOS

Las inundaciones siempre han sido el azote de Praga, y resultó que el 3 de febrero de 1342 una crecida del río se llevó consigo al centenario puente románico conocido como de Judith, en homenaje a la esposa del rey Ladislao I. Sólo quedó en pie una torre en Malástrana y un arco con un pedazo de pavimento debajo del Convento de la Orden de los Cruzados en la parte de la Ciudad Vieja.
En aquella época éste era la única vía de comunicación entre la Ciudad Vieja, el Castillo de Praga y Malástrana, y paso obligado de las caravanas comerciales. Comprenderás entonces la urgencia por repararlo.

Carlos IV, cuyas proyecciones iban mucho más lejos que las necesidades inmediatas de la ciudad, decidió construir otro más funcional y perdurable. El nuevo puente estaría unos cincuenta metros más al Sur y tendría 520 metros de largo por diez metros de ancho. Un poco mayor que el anterior y enorme para el sentido de los espacios medievales.

La construcción de un sueño

Puente de Carlos. Más fotos +
El emperador, aconsejado por sus astrólogos, esperó quince años y medio para comenzar a construir el puente de sus sueños. El 9 de julio de 1357 a las 5 horas y 31 minutos de la mañana, colocó la primera piedra en la orilla de la Ciudad Vieja. Se cumplía así un cálculo numérico piramidal (135797531) que garantizaría el éxito de la construcción.

Carlos IV no pudo verlo terminado, pero sus huellas están presentes en sus muros, en sus dieciséis arcos y en las tres torres de las cabeceras. El puente, considerado como una de las construcciones góticas más impresionantes de Europa, ha soportado todas las inundaciones que se han producido en la ciudad hasta nuestros días. Hasta mediados del siglo XIX fue una de las vías de comunicación más importantes de Europa.

Testigo de la historia de la ciudad

A lo largo de su historia el puente ha sido escenario de importantes acontecimientos.

Durante años colgaron sobre sus muros las cabezas de los pricipales nobles protestantes checos, perdedores de la batalla de la Montaña Blanca y ejecutados el 21 de junio de 1621; los combates más violentos contra las tropas suecas, en la etapa final de la Guerra de los Treinta Años, se produjeron sobre sus adoquines; diversas inundaciones dañaron sus arcos, sus pilares y sus escaleras y pasaron los coches, los autobuses y los tranvías, hasta que se convirtió en la zona peatonal que es hoy.

Las estatuas del puente

Como parte del proceso de recatolización a que fue sometido el territorio checo, a fines del siglo XVII se comenzaron a instalar estatuas barrocas sobre los pilares del puente.


Son treinta conjuntos escultóricos de santos católicos, personajes y escenas religiosas. La mayoría de ellas obra de los famosos escultores Mathias Braun y Jan Brokoff. Las más conocidas son las de san Juan Nepomuceno, santa Ludgarda y el Crucifijo y el Calvario.


Todas las estatuas que observarás en el puente son réplicas, pues las originales se exhiben en el Museo Nacional.

¿Dónde está?

Entre la Ciudad Vieja y Malástrana, en el distrito 1.

Horario de visita

Se puede caminar por él a cualquier hora del día o de la noche. Trata de visitarlo a la caída de la tarde o bien temprano por la mañana. Agradecerás mi consejo.

¿Cómo llegar hasta allí?

Metro: línea A (verde). Parada Staromestska.
Tranvía: líneas 17 y 18. Parada Krizovnicke namesti.

Otros lugares cercanos que puedes visitar

Click to edit table header
San Juan Nepomuceno

En el Puente de Carlos descubrirás fácilmente la estatua de san Juan Nepomuceno rodeada de visitantes. El santo fue arrojado al río por el rey Wenceslao IV porque no quiso revelarle los secretos de confesión de su esposa la reina. Se dice que si tocas alguna de las figuras de las escenas que reposan a sus pies, se cumplirán tus deseos.
Paseo en barco bajo el Puente de Carlos. Más fotos +
Charles Bridge Karlův most 110 00 Praha 1, Česká republika
Pulsa en Get Directions y entra en el mapa (abre en ventana nueva).